Recuerdo que siendo pequeña me encerraba en el baño en casa de mi abuela y trasteaba con los potingues de mi tía, que se siempre tenia muchos y de lo último. En aquellos años casi todo venía de París y claro, a poco que con 6 años te pintases los labios allá iba media […]